Demasiado surreale.

16 Nov

Lo sé, lo sé. Esto está algo desierto últimamente.

“Hago una mención especial a Unai Cubas por que siempre me anima a escribir. También a Ote y Juan, no por que me animen si no por que me dan la brasa para que actualice. Se que en el fondo es por que os preocupáis por mí chicos jajaja.”

Ya son casi dos meses en esta preciosa ciudad del sur de Italia. Pasado todo el rollo este de “adaptarse”, “conocer”, etc… Creo que ya puedo considerar que me he hecho a la vida napolitana, esto es, vivir en un orden establecido dentro del caos que reina en la ciudad. Leído así puede sonar hasta mal pero creerme, esto es divertidísimo, por que cuanto más tiempo estás aquí y más confiando te sientes en el sentido de haberlo visto todo, más te sorprende la ciudad. Para ejemplo lo que le ha pasado a Arantxa hoy, ella se sienta en la escalera a robar Wi-fi a los vecinos, pues estos la han visto y no lejos de echarle la bronca, van y le sacan una silla, un cojín y un cafe! Tócate los ******!

Tengo la idea de volver a escribir asiduamente (si alguna vez lo he hecho) pero este post quiero que sea divertido así que os contare la experiencias más surrealistas vividas hasta la fecha. Y en el próximo os seguiré explicando cosas de mi vida aquí, como mi equipo de basket, las clases, amigos… etc.

Comenzando con cosas surrealistas, son muchas las que han ocurrido como:

– que cada vez que llueva se me inunde la habitación.
– que fotocopie en la uní, el tío me diga “Eramus? di dove?” – yo diga “Di Bilbao”- y nunca me cobre las fotocopias.
– que a las 2am aparezcan sin aviso tus compañeros de piso con una cazuela de sangría, un domingo.
– que después de dar una fiesta, un vecino obligue a tu compañero de piso a ponerse a la pata coja para ver si esta “drogado”.
– que te despiertes disfrazado de vaquero.
–  que tengas que jugar al pilla-pilla con los revisores en el metro por no pagar nunca el billete.
– que salgas sin disfraz en halloween y llegues a casa con 4 caretas, una calabaza luminosa y un taburete de bar.
– que salgas de fiesta y regreses a casa con otro taburete de bar y una silla de sala de espera.

Pero hay tres historias que merecen verlas más en detalle.

El Napoletano, un idioma.
Un día suena el timbre de la puerta, abro y era la vecina. Con la excusa de explicarme nose que cosa de la basura, me dice que si me gusta Nápoles. Le digo que si, que mucho. Y me dice, “tu no sabrás que en Nápoles tenemos una lengua?” Le digo “si, un dialecto no? El Napoletano.” Su cara cambia y me dice: “Dialecto no no no, es un idioma.” Mira te lo voy a demostrar, es una leguna por que se puede conjugar y sin darme opción a cerrar comienza a conjugarme verbos y verbos en napolitano. No os miento, fueron los 3-4 minutos más largos de mi vida.

¡Mira! ¡Una vaca!
Estar bebiendo en la Piazza Domenico Maggiore y al bajar a una tienda donde compramos las birras, derrepente mirar a un callejón, volver a mirar y quedarme alucinado. Digo “¡Mira! ¡Una vaca!”, se giran y ahí estaba un tío, inmóvil como una estatua, en chancletas y con una máscara de vaca. Entre miedo y risas nos acercamos, y el tío ahí sin moverse. Sandra le da en el morro de vaca y derrepente nos mira y empieza a correr por la calle como alma que lleva el diablo. Nunca más supimos de él. Así de sopetón tal vez no sea la mejor historia del mundo, pero imaginados la situación llevando un par de birras de más. Tirados por los suelos vamos…

¿Propina? No es obligatoria.
Un día nos animamos a cenar en la pizzería Da Michelle que es muy famosa en Nápoles. Esperamos 20 minutos para tener mesa ya que éramos un grupo grande. La pizza estaba rica aunque tampoco era ninguna maravilla. Al salir el tío nos dice cuanto es, le pagamos y otro compinche suyo nos mira y comienza a decirnos en un suave tono y con una sonrisa: “Propina, propina”, nosotros nos miramos con cara de circunstancia y le preguntamos: “¿Cuánto es?”, el nos dice  “Nada lo que queráis”. Le decimos que entonces nada o 0,50 céntimos… Nos mira con casa de asco y empieza a gritarnos que propina! propina! Dejamos 2€ y salimos del bar mientras el camarero tiraba contra el suelo la moneda y gritaba cosas que no entendíamos, supongo que por que las diría en Napoletano, esa lengua de la que me hablo mi vecina…

Il figlio del presidente.
Esto con diferencia es de los más surrealista de todo lo que me ha ocurrido en la ciudad. Tras una tarde en el Converse Block Party Napolí decidimos redondear la noche llendo a cenar a una pizzería que conocemos bien, Il Fligio del Presidente. Por si alguien duda, también existe Il Presidente y La Figlia del Presidente y próximamente el nieto! (no es broma). Tuvimos una buena cena, comimos a reventar y a la hora de pagar comenzó todo. La cuenta era 109,5€ y éramos 10 en la mesa, pues no va y aparece Gigi que es el Figlio auténtico, vamos el que sale en la foto de la pizzería y nos dice “lo dejamos en 100€, 10€ cada uno”, nosotros nos miramos y decimos “perfecto!”. Hasta aquí no hay problema, no ha sido más que una inteligente acción comercial del dueño de la pizzería ya que sabe perfectamente que teniendo un detalle así con los clientes y más siendo estos Erasmus, vendrán mas veces a cenar. Pero nos quedamos cortos pensando que este era el único detalle de Gigi. Ahí que aparece con un botellón de Limoncello, que según nos explicó él mismo fabricaba, y nos da un chupito que tomamos sin hacer mucho alboroto. Nos mira y su expresión fue de ¡que coño! y nos da la botella entera… “¡Otra ronda!” “Bis”. El amigo Gigi desaparece para regresar con otra botella de licor de fresa parecido al fragolino pero con más graduación. También nos la bebemos entera y ya no de manera tranquila, ahí andábamos gritando eso de “arriba, abajo, al centro…” Lo mejor faltaba aún ya que por tercera vez nos saca otra botella, esta vez nueva, era de vodka melón (25º). ¿os imagináis lo que ocurrió? Pues no, solo bebimos 3/4 de botella, el otro 1/4 se lo pimplo el amigo Tito el solo y de trago.
Cuando pensamos que era el momento de irnos al salir le veo en el piano, me mira y dice “No, no, no, no, noooo…” Y empeiza a sonar música y comienza a cantar!! Se levanta y bailando baja hasta donde nosotros y encabeza un conga a lo largo de todo el restaurante. Eramos unas 12 personas haciendo la conga, una conga que nos llevo por mesas y zona de comedor, la entrada de la pizzería y hasta la cocina!! Volvimos al sitio donde tenía el piano y empieza a tirarnos panderetas, bongos… hasta un micrófono. Bueno pues ahí estuvimos unos 20 minutos bailando y haciendo el ganso con el puntito de ubriaquez que llevábamos por los chupitos. Lo mejor es que hay video, así que algún día lo subiré!!!

En definitiva, historias que tal vez no sean increíbles pero sí irrepetibles y sinceramente, vivirlas en tiempo real aquí fue extraordinario. Surrealismo napoletano en estado puro.

Me despido pero prometo que este finde semana publicaré otra entrada. Veremos que nos depara.

Alex.

4 comentarios to “Demasiado surreale.”

  1. Cubas noviembre 16, 2011 a 8:07 pm #

    Muchas gracias por la mencion crack,esperemos q sigas posteando ahora si mas frecuentemente y te prometo que lo leere desde Beijing,me marcho a finales de este mes fijo ya. Sigue por tierras napoletanas y prometeme q algun dia iremos juntos al Figlio del presidente,jajajajajaa.

    Un abrazo

  2. David Murciego (@davidmurciego) noviembre 16, 2011 a 9:27 pm #

    Brutal!!!! y solo dos meses, jajaj la de historias que no recordaras todavia!!
    Cuidate mozo que se te ve mal mal mal!!!!

  3. juan noviembre 17, 2011 a 8:31 am #

    X fin cosas interesantes!! Esto ya tiene pinta de un autentico erasmus. Grande el mail y grande esta entrada. Por lo que leo tu vida es como cuando eramos los reyes del fiesteo con 17 o 18 aňos, que crack, ya aguantara tu body a ese ritmo el resto de estancia? Espero q si. Salutes

    • alextowers noviembre 18, 2011 a 10:44 am #

      sinceramente Juan, creo que mi body no va aguantar. Estas nuevas generaciones están preparadisimas para la fiesta. Yo, en cambio, no soy ni la sombra de lo que era. Aunque de momento estoy dando la cara, que no es poco. jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: