Nuestra casera e la sua amica.

4 Oct

Vuelvo con la tercera entrega del blog donde os voy a hablar más en detalle sobre la llegada a nuestra casa.

21 de septiembre y tras un viaje no cuanto menos curioso en el Alibus que me dejo en Piazza Garibaldi, caminé por primera vez por la calle Corso Umberto I que es una avenida principal en Napolì donde se encuentra entre otras cosas la sede principal de la universidad donde estoy matriculado, la Federico II. Caminaba como un turista, mirando a todos lados y llevándome una muy buena primera impresión sobre la ciudad. Tirando como podía de mi maleta rota (una rueda no apoyaba) subí hasta el Duomo o Catedral de Napolì que es donde había quedado con 2 de mis nuevos compañeros, Victor y Mario.

Mario y Victor son dos estudiantes de Derecho de la universidad de Salamanca. Mi primera impresión en persona fue la de que eran dos chicos formales y extrovertidos. Caminamos hacia nuestra calle, que rápidamente reconocimos gracias a los paseos dados con anterioridad con el street view de google y llegamos a Via Anticaglia 24, al levantar la cabeza, allí estaba Lucia nuestra casera, haciendo aspavientos y diciendonos que subiéramos, y así lo hicimos.

Nos armamos de valor maleta en mano y a subir escaleras. Al llegar nos dio la mano y dos besos como si fuese nuestra madre, nos presento a alguien que se llamaba “mi amica” y comenzó a hablar en un perfecto y rápido italiano/napoletano al que nosotros respondíamos con un perfecto “Va Bene” seguido de asentimiento con la cabeza y miradas entre nosotros del tipo “que ha dicho?”. Nos enseño la casa, las habitaciones, el hall, el comedor, el salón y le pagamos, nos cayo bien pero yo al menos tenía ganas de tirar las maletas y comer algo. Lo mejor fue que la señora tuvo el detalle de comprarnos unos platos que repitió como 60 veces que eran nuevos y como no, una bombilla. Creo que nunca he vivido algo tan surrealista como esto… Nos enseña la caja de la bombilla, nos la vuelve a enseñar, nos pide que la abramos y nos vuelve a decir, una bombilla. No contenta decide que lo mejor era no perder tiempo y ponerla ya, así que ahí cogí la bombilla y acompañado de “Mi amica” fuimos a la cocina, el medio minuto siguiente fue un intercambio de gritos, también en perfecto italiano donde Lucia y su amiga intentaban ponerse desacuerdo en confirmar que habían quitado la luz para no morir electrocutado. Hasta 3 veces me dijo, ahora… seguido de no no no! espera espera… ahora… no no no! espera espera… hasta que finalmente la puse y la cocina se ilumino. Lucia me miro y volvió a decirme, es nueva eh!
Agradecidos nos despedimos y por fin cerramos la puerta convirtiendose oficialmente en nuestro piso.

Hablé con Mario y Victor y entre los tres decidimos que lo mejor era comer algo fuera y como no, disfrutamos de nuestra primera pizza en Napolì.

A la tarde se unió a la fiesta Alberto, tercer compañero de piso que vino acompañado de su hermana Laura y Asier.

En mi próxima entrada hablaré sobre los 3 personajes que conviven conmigo.

La casa es comoda, no tenemos lujos, pero la verdad es que no nos quejamos. Una zona común donde comemos o vagueamos o incluso montamos cenas para 12 personas. Una cocina donde hay que pedir permiso para pasar si coincides con alguien. Una habitación doble a medio tabicar pero donde se respira mucho amor. Y dos individuales, una la mía que para mi sorpresa tiene una cama donde podríamos dormir los 4 del piso, un lujo vamos. Estamos muy contentos por que después de las dos jornadas de limpieza donde sacamos mierda para parar un tren, hemos conseguido darle nuestro toque. Estamos muy agosto y realmente cerca de todo así que creo que en este caso fue un acierto el llegar con la casa cogida desde Bilbao.

4 comentarios to “Nuestra casera e la sua amica.”

  1. Pablo Jaurena Gutierrez octubre 4, 2011 a 2:26 pm #

    menos bombilla y que cambien las lámparas

  2. Iker Marcos octubre 4, 2011 a 4:08 pm #

    a ti si q t vamos a Habrir…. quien te habra enseñado a escribir jijiji
    por cierto, esa camiseta del berrio presidiendo la cama!!!😄

  3. Cubas octubre 6, 2011 a 12:22 am #

    Ostias tu bombillas…y a mi que no se me apaga esta jodida vela para poder dormir…..

  4. German noviembre 22, 2011 a 10:22 pm #

    Disfruta y pasatelo muy, muy bien….que solo pasara una vez en la vida…te lo digo por experiencia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: